Camino hacia la igualdad de edad

El 14 de diciembre de 1990 la asamblea General de las Naciones Unidas designó el 1 de octubre como Día Internacional de las Personas de Edad. Desde esa fecha al día de hoy, alrededor de 1,000 millones de personas tienen más de 60 años; y en el 2018, por primera vez en la historia, individuos de 65 años o más superaron en número a los niños menores de 5, a nivel mundial.

Según lo anterior, en Conalep Puebla adoptamos los objetivos de la ONU con el fin de prevenir la discriminación a los adultos mayores y empatizar con este sector de la población que día a día es más vulnerable.

Sensibilizar: Debemos reparar en las desigualdades durante la vejez e incidir en cómo estás reflejan la suma de desventajas a lo largo de la vida, resaltando el riesgo inter-generacional de un incremento de la desigualdad durante la vejez.

Concienciar: Enfaticemos en la urgencia de hacer frente tanto a las disparidades a las que se enfrentan actualmente las personas mayores, como en la necesidad de trabajar para prevenir las que surgirán en el futuro.

Explorar: Analicemos los cambios sociales y estructurales en el marco de las políticas del curso de vida, tales como el aprendizaje permanente, medidas laborales proactivas y adaptativas protección social y cobertura sanitaria universal.

Reflexionar: Deliberemos sobre las prácticas, lecciones aprendidas y el progreso, alcanzado en la eliminación de las desigualdades a las que hace frente las personas de edad avanzada, así como evaluar los esfuerzos encaminados a alterar las narrativas negativas y los estereotipos que afectan a la vejez.

México, al igual que muchos países está inmerso en el proceso de envejecimiento de su población, según proyecciones del Consejo Nacional de Población existen más de 15 millones de personas mayores de 60 años, con una esperanza de vida al nacer en promedio de 75 años; 78 años para las mujeres y 73 años para los hombres.

Parte de los planes de una sociedad es evaluar las características de su población envejeciente para darle justa dimensión a sus defectos y virtudes. Tomemos acciones pertinentes, insistamos en un cambio de rumbo, pugnemos por menos desigualdad y más años con calidad de vida.

Esta es la meta que debemos alcanzar, y aún estamos a tiempo de retomar el camino.

Ese camino hacia la igualdad de edad.

*(Datos del INAPAM)

© Todos los Derechos Reservados